Tasa de rebote en tu página web: cómo evitar que los visitantes se vayan

Tasa de rebote: guía para que aprendas qué es y cómo mejorarla

Si tienes una cuenta de Google Analytics, podrás ver muchas estadísticas diferentes. Por lo general, la que las personas encuentran más difícil de entender es la “tasa de rebote”.

Una tasa de rebote alta para una página web no necesariamente resultará alta para otra; esto cambia de página a página. Y se necesita hacer un poco de investigación para saber las causas de una tasa alta. Para analizar y entender la tasa de rebote, es necesario realizar un diagnóstico sobre qué partes de tu sitio son exitosas y cuáles requieren un poco más de trabajo.

Con esta guía, podrás conocer un poco sobre las tasas de rebote, y lo que puedes hacer para mejorar las de tu sitio.


¿Qué es una tasa de rebote?

El término “tasa de rebote” hace referencia al porcentaje de sesiones de una sola subpágina en tu página web. Una “sesión de una sola subpágina” implica que una persona visita tu página web y la abandona desde la misma subpágina en la que ingresó. Por ejemplo, visita tu página de inicio y no sigue navegando por las otras subpáginas que tiene tu sitio. 

 

Podemos compararlo con una persona que se acerca a ver el escaparate de una tienda y se va sin entrar a recorrerla. Si tienes una tasa de rebote del 80 %, quiere decir que el 80 % de las personas que se acercan a ver el escaparate de tu tienda, se van sin entrar.

 

Los visitantes rebote, por lo general, se pierden las ofertas y se van antes de la acción deseada: la conversión. Para la mayoría de las páginas web (sin tener en cuenta los sitios de una sola página), mientras más baja sea la tasa de rebote, mejor.

¿Dónde puedo ver la tasa de rebote de mi sitio?

Si tienes instalado Google Analytics para tu web (si aún no lo tienes, instala esta herramienta de forma gratuita ahora), encontrar la tasa de rebote es muy simple. Primero, inicia sesión con tu cuenta de Google Analytics. La tasa de rebote se muestra en la pestaña Audiencia — Resumen:

Dónde encontrar la tasa de rebote para la totalidad de tu página web

Esto que vemos es como el estetoscopio que ausculta los signos vitales de tu página web. En este ejemplo la tasa de rebote es muy alta porque corresponde a un blog personal; es decir, los visitantes entran a leer un artículo en particular y después siguen con sus obligaciones.

 

La tasa de rebote que se ve en este resumen es de todo el sitio. Si queremos conocer la tasa de rebote de una subpágina específica, necesitamos ir a las opciones siguientes: Comportamiento — Contenido del sitio — Todas las subpáginas:

Dónde encontrar la tasa de rebote para una subpágina específica

Aquí es donde se puede ver que los visitantes realmente pasan bastante tiempo (más o menos 4 minutos en promedio) leyendo artículos individuales antes de abandonar el sitio. Con esta confirmación de que las personas leen los artículos, una alta tasa de rebote pierde importancia. De todas formas, se podría hacer algo más para motivarlos a quedarse y seguir leyendo otros artículos.

¿Qué se considera una buena tasa de rebote?

No te preocupes si tienes una tasa de rebote más alta de la que esperabas. Debes recordar que una tasa de rebote de 0 % significa que todos los visitantes navegan por varias subpáginas antes de abandonar el sitio; un 50 % significa que de dos visitantes, uno de ellos abandona la página sin visitar otra subpágina; y el 100 % implica que todos los visitantes abandonan el sitio sin visitar otra subpágina. Una “buena” tasa de rebote es subjetiva: si tienes mucho tráfico y una tasa de rebote del 70 %, bajarla a 65 % puede llegar a traducirse en un aumento significativo de tus ingresos.

 

En el siguiente gráfico de RocketFuel, puedes echar un vistazo a tasas de rebote promedio:

Gráfico de tasas de rebote promedio en páginas web

Para referencia general:

  • Una tasa de rebote “excepcional” está dentro del 26-40 %
  • Una tasa de rebote “buena” está dentro del 41-55 %
  • Una tasa de rebote “aceptable” está dentro del 56-70 %
  • Una tasa de rebote mayor a 70 % necesita atención

Recuerda que esta es solo una guía de referencia, la tasa siempre dependerá del tipo de página web. Un sitio de noticias o un blog tendrán una tasa de rebote mayor ya que los visitantes pueden leer solo un artículo e irse. Una plataforma de comercio electrónico o un catálogo digital tendrán una tasa menor ya que los visitantes navegan y comparan distintos productos en diferentes subpáginas.

Deberás establecer tu tasa de rebote objetivo determinando el valor de conversión de la página web o subpágina en cuestión. Es decir, si la tasa de rebote disminuye en un 10 %, ¿qué impacto tendrá esto en tus ingresos? Intenta que tus objetivos sean realistas.

¿Por qué mi tasa de rebote es tan alta?

Las tasas de rebote altas pueden ser el resultado de distintos factores:

  • Una página web de una sola subpágina. Si tienes una página web con una sola página, no hay forma de que los visitantes visiten otras subpáginas dentro de tu sitio.
  • Mal funcionamiento de Google Analytics. Si Google Analytics no está incorporado de manera correcta a tu página web, es probable que el porcentaje sea mayor del esperado. Google ha hecho una lista de los pasos por seguir para implementar de manera correcta este software gratuito.
  • Errores de diseño del sitio. Puedes hacer algunos retoques (que mencionamos más adelante) para disminuir la tasa de rebote.
  • Instrucciones o botones “call to action” deficientes. Si no está bien claro cuál es el próximo paso o a dónde deberían ir los visitantes, es probable que no consigas que los visitantes realicen la acción que esperas.
  • Uso general. Tu tasa de rebote también dependerá del uso que los usuarios le den a tu sitio: si la mayoría ha guardado una subpágina específica en los marcadores de su navegador y vuelve con frecuencia a dicha subpágina (como un artículo de blog), para Google Analytics cada una de esas visitas cuenta como un rebote.

También, cabe aclarar que no siempre una tasa de rebote alta es algo negativo. Por ejemplo, si tienes una página de inicio con tu número telefónico en letra grande y en negrita, con un mensaje que urge a los visitantes a comunicarse telefónicamente, esto hará que los visitantes te contacten por teléfono, aunque la tasa de rebote sea alta (ya que nadie visitará otra subpágina). Entonces, podemos decir que las tasas de rebote son importantes, pero no necesariamente reflejan toda la realidad.

Cómo determinar qué está afectando tu tasa de rebote

Ahora que has comenzado a entender el funcionamiento básico de una tasa de rebote, echemos un vistazo a algunos puntos para descubrir información práctica sobre nuestras tasas de rebote y sobre cómo mejorarlas.

1. Consulta las tasas de rebote de cada subpágina

Revisa las distintas subpáginas dentro de tu cuenta de Google Analytics. Recuerda que esta información la puedes encontrar en Comportamiento — Contenido del sitio — Todas las subpáginas. Si la organización es lo tuyo, puedes registrar en una planilla las URL de todas las subpáginas que tengan una tasa de rebote alta y tengan valor para tu negocio. Puedes tener más de 20 subpáginas con tasas de rebote alta, pero solo dos o tres funcionan para convertir visitantes. Esas son las que tienes que registrar primero.

2. Consulta las tasas de rebote de cada fuente de tráfico

Dentro de Google Analytics, ve a Adquisición — Todo el tráfico — Fuente/Medio.

Dónde encontrar la tasa de rebote para distintas fuentes de tráfico

Ver las tasas de rebote de las distintas fuentes puede ayudarte a determinar en dónde debes invertir más tiempo y energía. En el ejemplo que vemos arriba, podemos ver que la mayor parte del tráfico es orgánico y viene de Google, pero la tasa de rebote es alta. Mientras que los visitantes procedentes de Twitter y de The Huffington Post tienen tasas de rebote mucho menores.

Esto significa que los que llegan a la página de este ejemplo desde esas fuentes leen más de un artículo, mientras que los que hacen una búsqueda orgánica en Google solo leen el artículo que buscaron y se van. Esto te ayuda a ver en dónde deberías enfocar tus esfuerzos y de dónde viene tu “buen” tráfico. Para conocer esto, solo basta con comparar las fuentes de tráfico y las tasas de rebote.

3. Revisa con frecuencia la velocidad de carga de cada subpágina

En Google Analytics, ve a Comportamiento — Velocidad del sitio — Tiempos de la página.

Cómo verificar la velocidad de carga de cada subpágina

Normalmente, la causa principal de las tasas de rebote altas es el tiempo de carga lento, que acaba enseguida con la paciencia de los visitantes. Sin importar la conexión o el dispositivo de los visitantes, querrás que tu sitio cargue rápido. Ve a Sugerencias de velocidad en la pestaña Velocidad del sitio para encontrar ideas sobre cómo mejorar la velocidad de la página web:

Dónde encontrar sugerencias para aumentar la velocidad de una subpágina

Cómo lograr que los visitantes se queden en tu página web más tiempo

Ten en cuenta las siguientes estrategias en el caso de que no tengas problemas con la velocidad de tu sitio, pero que haya subpáginas en las que necesites mejorar las tasas de rebote:

1. Echa un vistazo al diseño de tu página web

Como se mencionamos anteriormente, los errores de diseño del sitio pueden tener repercusiones negativas en las tasas de rebote. Aquí es donde pueden introducirse cambios para obtener resultados increíbles. ¡Es una de las formas más sencillas! Las áreas de enfoque incluyen lo siguiente:

  • Garantizar que tu navegación sea clara. Si tu sitio causa confusión o si alguna persona no está segura sobre a dónde debe dirigirse después de entrar a tu página de inicio, es posible que decida salir de la página. Por lo tanto, haz que toda la información que incluyas sea fácil de encontrar.
  • Incluir botones “call to action” en cada subpágina. Puede suceder que algunos visitantes entren a tu sitio por medio de una subpágina que no sea la de inicio. En ese caso, no debe haber dudas de cuál es el próximo paso. Incluye formularios en todas las subpáginas y dirige a tus visitantes hacia tu página de venta siempre que sea posible.
  • Prestarle atención al formato de cada subpágina. ¿El texto está claro y es fácil de leer? ¿Tiene párrafos cortos? ¿Se encuentra toda la información necesaria para saber cuál es el siguiente paso sin tener que desplazar mucho el ratón? Si alguna de las respuestas a estas preguntas es “no”, necesitas hacer un cambio. 

2. Cuenta una historia

Una forma eficaz de atraer visitantes es contar una historia, ya sea la historia de tu empresa, un evento reciente o un comunicado de prensa, o incluso un comunicado de objetivos. Se trata de hacer que tu marca pase de ser un escaparate aburrido a una empresa con su propia personalidad.

 

Prueba usar diferentes subpáginas enlazadas entre sí dentro de tu sitio para permitirles a los usuarios conocer sobre tu marca, tus empleados, tus clientes y tus valores. Prueba implementar historias en forma de blog o en forma de subpágina e incluye botones “call to action” al final de la publicación para que los visitantes culminen el proceso de conversión.

3. Deshazte de la información innecesaria y de las distracciones

Detecta aquellos elementos que le resten valor al mensaje que intentas comunicar, como vídeos de reproducción automática, fotos o publicidades de terceros, y cualquier tipo de contenido que no aporte nada. Sácalos. Tu objetivo es que tu página web se enfoque en el objetivo final, que llame la atención de tus visitantes y que logre convertirlos en clientes. Es muy posible que los elementos que no aporten nada positivo sean la causa de un aumento en la tasa de rebote. Intenta comparar tu página de inicio con los puntos de referencia de GoodUI para obtener un enfoque mejor y más fácil de usar.

4. Replantéate el contenido con enlaces de pertinencia

Algunas de las páginas web más visitadas son ejemplos excelentes de cómo configurar subpáginas y el contenido teniendo en cuenta la tasa de rebote. Por ejemplo, Wikipedia tiene todas las subpáginas vinculadas entre sí con enlaces de pertinencia. Resulta fácil ir por tangentes desde nuestro tema principal, como el funcionamiento de los coches, y terminar aprendiendo sobre diferentes marcas y modelos. Nuestras páginas web deben hacer lo mismo y garantizar que cada subpágina se vincule de forma pertinente con otras subpáginas internas siempre que sea posible. Esto les brinda más oportunidades a los participantes para que naveguen, reduzcan la tasa de rebote y mantengan el interés.

 

Cada vez que te enfrentes a problemas con las tasas de rebote, recuerda que cada persona tiene sus propios objetivos. Una tasa alta puede estar bien si la subpágina representa la última instancia para que se produzca la conversión. También recuerda mantener el orden y lleva un registro de las subpáginas, de los problemas y de las consideraciones que surgen. Esto te ayudará a gestionar las dificultades de la tasa de rebote de forma eficaz y a mantener a los visitantes interesados en un futuro.


Escribir comentario

Comentarios: 0