Consejos para crear un eslogan que nadie olvide

Hay grandes personajes de películas con lemas que quedaron en el recuerdo, y muchas empresas importantes tienen eslóganes muy conocidos. Son frases cortas que te dicen todo lo que necesitas saber. Un buen eslogan es pegadizo, memorable y resume lo que hace tu empresa.

 

Aquí te contamos cómo escribir un buen eslogan o lema para tu pequeño negocio.

Beneficios de un eslogan para tu negocio

Un eslogan hace que los clientes reconozcan tu empresa y les cuenta qué esperar de ti. Si se les graba en la mente, también se les grabará tu negocio.

 

Muchas empresas usan un eslogan o un lema junto con el logo o el nombre de marca para influir en la imagen que muestran al público. Así, los clientes asocian la empresa con la promesa o el sentimiento expresados en el eslogan.

Si administras tu propio negocio, un lema pegadizo puede ayudarte a formar la primera impresión de las personas sobre tu marca. Cuando empiezas a usarlo con frecuencia, los clientes comenzarán a relacionarlo con el nombre de tu empresa, y así tu negocio se volverá más reconocido.

Cómo lograr que tu eslogan funcione

Primero, debes escribir una lista de opciones: buenas, malas, horribles... ponlas todas en la lista. La inspiración surge en los lugares más inesperados.

 

Estas son las 7 características que debes tener en cuenta para tu eslogan:

  1. Hazlo breve: usa entre 4 y 6 palabras.
  2. Muestra personalidad: cuenta lo que hace que tu empresa sea única.
  3. Hazlo pegadizo: ¿las personas lo recordarán después de unos días?
  4. Haz una promesa: crea confianza cumpliendo esa promesa.
  5. Usa una frase positiva: cuenta a las personas lo que ofreces, en lugar de contar lo que no tienes.
  6. Usa lenguaje sonoro: las rimas o las aliteraciones pueden hacerlo más pegadizo.
  7. Proyecta confianza: un buen eslogan resalta las ambiciones de tu empresa.

Luego, elige entre los eslóganes que pensaste y crea una breve lista de los eslóganes que más te gusten para poder probarlos.

¿Qué debes evitar al crear tu eslogan?

Existen varios artículos online sobre los peores eslóganes que se han creado. ¡No te los pierdas! Asegúrate de no cometer ninguno de los siguientes errores a la hora de crear el tuyo:

 

  • Rimas forzadas: los eslóganes con rima son fáciles de recordar. Sin embargo, las rimas forzadas resultan burdas. Lo importante es que la rima se enfoque en el mensaje principal.
  • Promesas excesivas: las grandes promesas demuestran ambición. Sin embargo, abusar de las promesas flagrantes puede dañar la reputación de tu empresa y hacer que pierdas clientes.
  • Vaguedad: los eslóganes insípidos suenan aburridos y poco inspiradores. Elige palabras expresivas y haz una declaración sobre tu empresa.
  • Ofensas: según los patrones actuales, muchos candidatos de la lista pasan a ser los “peores eslóganes” por sexistas o racistas. Se trata de una forma infalible de lograr poner la opinión pública en contra de tu empresa.

¿Es buena idea utilizar un lema controversial?

Siempre ha existido un debate sobre si es buena idea utilizar ideas controversiales o no en marketing. Sí, por un lado, un eslogan controversial hará que la la gente hable sobre tu empresa. Sin embargo, por el otro, también es muy posible que divida opiniones y que te haga perder clientes. Utiliza un eslogan controversial solo si te sientes capaz de defenderlo a capa y espada.

Cómo poner a prueba tu eslogan antes de comenzar a usarlo

  • Dilo en voz alta.
  • Haz una búsqueda en Google para controlar que nadie lo esté usando o que no lo haya registrado otra empresa.
  • Pídeles opiniones a personas que no conozcan tu empresa.
  • Pídeles a esas personas que piensen si tu eslogan puede llegar a resultar ofensivo.
  • Pídele a alguna persona amiga que repita tu eslogan unos días después. ¿Lo recuerda?
  • Pregúntales a los clientes actuales si tu eslogan encaja de forma natural con tu empresa. 

Siempre tómate el tiempo de poner a prueba tu eslogan. Una vez que empiezas a usar uno, es difícil cambiarlo.

Dónde usar tu eslogan

Usa tu eslogan o tu lema en todos los lugares donde tus clientes puedan verlo, por ejemplo:

 

 

¿Quieres que tu empresa sea inolvidable?

¡No lo dudes! Combina tu nuevo eslogan con un logo profesional memorable.