Mejora la accesibilidad de tu página web en 5 simples pasos

Imagen que simboliza la accesibilidad de una web

Si tienes una tienda en la calle comercial más importante de la zona, tu intención es que todos los clientes que quieran entrar, puedan hacerlo, y que además se sientan bienvenidos. Seguramente hayas puesto un buen cartel y tengas una entrada bien amplia teniendo en cuenta también a las personas con silla de ruedas, carritos de bebé o carritos de la compra. ¿Has pensado lo mismo para tu página web? En este artículo vamos a tratar algunos puntos para mejorar la accesibilidad de tu página web, de manera que todas las personas puedan entrar y navegar por ella, incluidas las personas con discapacidades.

¿Qué es la accesibilidad de una página web?

La accesibilidad de una página web es la manera en que diseñas tu web para hacerla manejable por personas con discapacidades. Esto incluye personas que presentan problemas de visión, de audición, de lectura y comprensión, de motricidad o dificultades con el uso del ratón.

No solo eso, se trata asimismo de la facilidad de uso para cualquier tipo de visitante: personas mayores, personas con problemas para leer la pantalla o simplemente personas con limitaciones circunstanciales. Por ejemplo, visitantes que están en un lugar abierto y les es imposible escuchar el sonido por el ruido ambiental.

Comprobación de la accesibilidad de tu página web: barreras habituales

A menudo, las personas que entran en una página web y navegan por ella no piensan en los obstáculos que podrían impedir su uso, sin embargo, estos obstáculos existen. Esta lista no es exclusiva, pero presenta algunas de las barreras más habituales:

  • La información de una foto o infografía. Una persona que utilice un sistema de reconocimiento de caracteres que le transmita el texto oralmente, no podrá “ver” esta información.
  • Un audio o un vídeo sin subtítulos ni transcripción.
  • Una navegación compleja y extensa. La persona que utilice un teclado para navegar por tu web, tendrá que ir pestaña por pestaña manualmente hasta llegar a donde quiera.
  • Botones muy pequeños o que están demasiado juntos.
  • Texto demasiado pequeño o que no se distingue del fondo (falta de contraste).
  • Instrucciones que se refieren a un color o a aspectos visuales, por ejemplo, “Haz clic en el botón rojo”. Si te encuentras entre el 8% de las personas con daltonismo, esto te va a suponer una dificultad.
  • Ofrecer un número de teléfono como la única forma de contacto. Si alguien no puede hablar o utilizar el teléfono, necesita otra forma de contacto.

¿Cómo hago mi página web más accesible?

Hay un sinfín de manuales y artículos que hablan de la accesibilidad de una página web online. Sin embargo, si simplemente piensas en el diseño de tu página con un poco de empatía y lógica, obtendrás lo que se necesita. Aquí te ofrecemos algunas ideas:

1. Ofrece alternativas a los elementos audiovisuales

Puede que algunas personas utilicen algún sistema de reconocimiento de caracteres o algún tipo de tecnología complementaria para “leer” tu sitio. Si tienes información importante en una infografía, en una tabla o en un vídeo, incluye transcripciones o pies de foto.

2. Incluye texto a tus imágenes

Los textos alternativos describen lo que se ve en la imagen. Aparecen en el código HTML, por lo que los lectores de pantalla pueden acceder a ellos. De esta forma, si alguien no puede ver tu imagen, sí podrá al menos saber lo que hay en ella. (Además, completar tus textos alternativos es bueno para tu SEO). Aquí puedes ver cómo añadir textos alternativos a las imágenes.

3. Ten en cuenta el color y los contrastes de tu página

Elige colores que se distingan el uno del otro para facilitar la lectura del texto. Si quieres ir sobre seguro, opta por un texto oscuro con un fondo claro. Aquí puedes encontrar más consejos sobre cómo crear textos legibles para tu página web.

4. Dale espacio a los botones

Deja espacio suficiente alrededor de los botones para que sea fácil hacer clic y procura que su texto sea claro y no demasiado corto. No coloques dos botones importantes uno al lado del otro, ya que hacer clic en el botón equivocado puede resultar muy frustrante. Aquí tienes más consejos sobre cómo crear botones “call to action”.

5. Selecciona una tipografía legible y con un buen tamaño

Quédate con la tipografía serif o sans-serif, y evita las decorativas o las complicadas. ¿Quieres ver si funciona? Envía tu página web a cualquier persona de más de 60 años y pregúntale si la puede leer bien sin gafas. Aquí tienes más consejos sobre cómo seleccionar la tipografía más adecuada.

Conclusión: la accesibilidad de tu página web ayuda a tus visitantes

La buena noticia es que es muy sencillo introducir cambios para que tu página sea más manejable, especialmente si les pides a tus clientes que te den su opinión. Además, si creas una página web accesible para las personas con discapacidades, le estás facilitando el manejo de tu sitio a todo el mundo, por lo que al final todos salen ganando.


¿Estás empezando con tu negocioy todavía no has creado tu página web? ¡Descubre lo fácil que es crear la web para tu pyme con Jimdo!

Escribir comentario

Comentarios: 0