7 informaciones que tus clientes necesitan saber antes de comprar

Ilustración de chef y clientes en un restaurante

Tal y como lo hace el escaparate de tu tienda o tu tarjeta de visita, tu página web ofrece una impresión determinada sobre tu empresa. ¿La diferencia? Tu página web la ven no solo las personas que se encuentran en tu zona, sino también millones de visitantes de todo el mundo. En este artículo te detallamos qué informaciones no deben faltar en tu tienda online.


Antes de que puedas convertir a todos esos visitantes en clientes, debes plantearte las mismas preguntas que un cliente se hace antes de realizar una compra:

  • ¿Con quién estoy tratando?
  • ¿Qué pueden hacer por mí?
  • ¿Por qué debería elegir esta empresa sobre las demás?
  • ¿Esta marca comparte mis valores?
  • ¿Qué me ofrecen a cambio de mi dinero?
  • ¿Cómo realizo una compra?

En este artículo, hablaremos sobre el contenido que debes incluir en tu página web de negocio y los errores comunes que puedes evitar.

¿Con quién están tratando mis clientes?

Incluso si tienes un negocio pequeño, tus clientes seguramente te conozcan por diferentes nombres. Por ejemplo, el nombre de tu empresa, el de tu marca, el de tu producto, tu propio nombre, el nombre de dominio, tu nombre en las redes sociales… la lista continúa.

Un error muy común es usar diferentes nombres en diferentes sitios, ya que esto confunde a los clientes. Por eso recomendamos el uso de un solo nombre de marca en todos lados. Incluso si tu página web representa una marca entre muchas dentro de la misma empresa, tus visitantes necesitan un único nombre para poder identificarlo.

Por ejemplo, Fanta es una marca de Coca Cola. En la página web de Fanta, todo lo que ves es con el nombre Fanta. Coca Cola se menciona, pero solo en el texto legal del pie de página. 

Entonces, ¿qué nombre deberías usar en tu página web?

La opción lógica sería el nombre de tu empresa, el de tu marca o el de tu producto. El que tus clientes reconozcan más. Si trabajas como profesional freelance, es importante decidir de antemano si realizarás tus actividades con tu nombre personal o si, de lo contrario, crearás un nombre de empresa para tu negocio.

Usar un único nombre hará que la imagen de tu marca esté más definida, y a tus clientes les será más fácil identificarte incluso en un mercado saturado. Una marca sólida da una clara impresión de lo que eres y ofreces, e impide que los clientes se confundan con diferentes nombres. Por el contrario: se enfocarán en tu producto o servicio. ¡Y eso es lo que quieres!

¿Qué hace mi negocio por mis clientes?

Los clientes que ya conocen tu marca no necesitan mucha introducción; los visitantes nuevos, sí. Cuando un cliente potencial llega a tu página web a través de un enlace de referencia, necesitas darle una buena razón para quedarse y explorar tu sitio, ¡y tiene que ser rápido!

 

Los mensajes de bienvenida en páginas web en los 90 estaban de moda, pero internet y sus usuarios han cambiado. Las páginas web modernas reciben a sus visitantes con frases directas y fáciles de comprender en cuanto aterrizan en la página de inicio.

Este primer contacto es básicamente tu oportunidad de venderte o tu “discurso del ascensor” (solo tienes el tiempo que lleva llegar al siguiente piso para ser lo suficientemente convincente y concretar la venta). En la menor cantidad de palabras posible, debes explicar qué haces y por qué eso representa un beneficio para tus clientes. Mantén tu discurso en un máximo de tres líneas (tamaño de fuente normal) o alrededor de 50 palabras. Siempre puedes dar más detalles en tu página “Acerca de”.

 

Lo más importante para tus clientes es lo que tu producto puede hacer por ellos. Sí, seguramente les encantará saber de tus aventuras como emprendedor, en especial si primero los convences con un gran producto o servicio. Sin embargo, al principio, es necesario que sepan que tienes todo bajo control. Recuerda, esta parte no se trata tanto de ti, sino más bien de qué puedes hacer por esa persona que acaba de llegar a tu página web.

¿Por qué los clientes deberían elegir mi marca sobre las demás?

No importa cuál sea tu negocio, todos somos parte de una industria más grande en la que otras empresas ofrecen el mismo servicio.

Allí afuera, debe haber un montón de fotógrafos, maquilladores, contables o instructores de yoga. ¡Pero no hay nadie como tú! Así que cuando escribas sobre lo que haces, hazlo con detalles.

Evita un lenguaje genérico; es decir, no digas simplemente que ofreces clases de yoga o servicios de maquillaje. Menciona que eres la única persona en tu sector que ofrece yoga para madres e hijos en simultáneo, o que puede lograr un look de superhéroe de Marvel tan realista como el que llevan los actores de las películas.

 

¿Sabes a lo que nos referimos? Si solo mencionas el nombre de tu marca o tu profesión, tus visitantes no llegarán a leer sobre todas las peculiaridades y cualidades que te hacen especial. Esas peculiaridades son importantes porque hacen que destaques y les dan a tus visitantes un motivo para elegir tu empresa en lugar de la de otra persona.

¿No sabes bien qué escribir? ¡Hora de sacar a relucir esas reseñas de 5 estrellas! A continuación te mostramos otras maneras de convencer a los visitantes usando pruebas verídicas:

  • Comparte testimonios de clientes anteriores
  • Añade opiniones que han dejado tus clientes sobre tu producto
  • Confirma lo que dices con investigación, hechos o estadísticas

Hay también un valor agregado en incluir esta información. Los clientes que te eligen por lo que te hace especial, entenderán tus valores y apreciarán lo que es típico de ti. Esto es lo que les gusta a los clientes y, por tanto, es más probable que vuelvan y compren tu producto o servicio otra vez.

¿Cuáles son los valores de mi empresa?

Cada negocio tiene su propia identidad. Cuanto más claro puedas expresar tu identidad, más fácil será atraer a los clientes adecuados. Piensa, por ejemplo, en Ben & Jerry’s. Es más que solo un productor de helados: sus valores relucen en todo lo que hacen.

Lo complicado es que tienes que ganarte la confianza de tus clientes para se sientan seguros de gastar su dinero contigo. No lo harán si no confían en ti:  necesitan saber con quién están haciendo negocios y, si encuentran una conexión con tus valores principales, podrás conectar con ellos en un nivel emocional más profundo. Los clientes que se enorgullecen de cerrar tratos con tu empresa hacen compras con confianza, y es posible que les cuenten a sus amigos acerca de lo que ofreces.

 

Siempre te irá bien, porque crees en lo que haces y los clientes saben que están tratando con alguien que se compromete con su negocio, ¡así que todos salen ganando!

Un error que muchos cometen es elegir un nombre gracioso o de broma, y construyen la identidad de su marca sobre esa base. Las bromas son geniales, pero tu identidad necesita cimientos más sólidos. Piensa en tu marca como en una persona: una persona puede hacer bromas, pero su identidad va mucho más allá de eso.

¿Por qué los clientes deberían tomar en serio mi negocio?

Tú sabes que destacas en lo que haces, que trabajas duro, que ofreces un buen servicio y que los clientes hacen bien en elegir tu empresa. No obstante, cuando los clientes potenciales ven por primera vez tu página web todavía no saben nada de esto, por lo que debes dar una buena primera impresión a través de tu sitio.

¿Te daría confianza comprar los productos o los servicios de una empresa si en cada oración de su página web hubiera un error ortográfico? La mayoría de los visitantes ven esto como poco profesional, como si quien escribe no se preocupara por sus lectores. Y si no se preocupa por corregir errores ortográficos, ¿por qué se preocuparía por brindar un buen servicio a los clientes?

 

Si quieres causar una buena impresión, necesitas respetar las reglas básicas de gramática y de puntuación y usarlas correctamente. Estos detalles marcan la diferencia entre una página web profesional y una que se presenta incompleta o descuidada.

No necesitas conocimientos expertos de ortografía para perfeccionar el texto de tu página web. Puedes recurrir a alguna herramienta de escritura gratuita, a esa persona en tu grupo de amigos que siempre corrige errores ortográficos ajenos, o bien puedes contratar a alguien que se dedique a revisiones de texto profesionales. Sin importar lo que elijas, ten en cuenta las 11 reglas de oro para escribir contenido en tu página web.

¿Qué obtienen mis clientes a cambio de su dinero?

Los clientes prestan atención a dos cosas cuando analizan tu oferta: lo que cuesta y lo que obtienen a cambio. Exponer tus servicios es como diseñar el menú de tu empresa. Sin importar a qué te dedicas, una página de precios bien estructurada les será de mucha ayuda a tus clientes.

Asegúrate de que tu oferta sea clara: ¿qué incluye?, ¿qué cuesta?, ¿qué beneficios adicionales hay disponibles? Incluso si no tienes un precio fijado porque, por lo general, tu cotización depende del proyecto, puedes indicar tu rango de precios.

Esto no solo sirve de ayuda para tus clientes, sino que también te permite a ti a ahorrar tiempo. Si ya tienes establecidos precios claros en tu página web, el cliente que se comunique contigo ya estará al tanto de ellos y también estará dispuesto a pagarlos. No tendrás que perder tiempo con clientes que tienen otro presupuesto, sino que podrás invertir un mayor esfuerzo en las personas que pueden adquirir lo que ofreces. Tu página de precios también te puede ayudar a evitar malos entendidos con respecto a lo que está incluido y a lo que no.

Para los dueños de negocios, hacer la labor de las ventas puede ser incómodo, sobre todo si acaban de comenzar. Algunas personas no quieren parecer insistentes, por lo que terminan escribiendo descripciones de productos incompletas o haciendo páginas de precios algo difusas. Ofrecer una buena descripción de lo que ofreces y su respectivo precio no es para nada insistente. Brindar una oferta transparente a tus clientes potenciales forma parte de gestionar un negocio.

¿Cómo pueden adquirir los clientes mi producto o servicio?

Un visitante nuevo llega a tu página web, descubre algo más sobre tus productos, y le encanta. ¡Tarán! ¿Y ahora qué sigue? ¿Cómo se convierte en cliente? ¿Cómo realiza una compra o cómo se comunica contigo?

Debes explicar todo esto, de manera clara y simple, en una subpágina de tu página web. Convertirse en cliente tiene que ser la tarea más fácil de tu web.

 

Este paso varía según el tipo de negocio que tengas. Si tienes un restaurante, las personas deben poder hacer una reserva en tu página de reservas. Si trabajas como freelance, querrás que los clientes soliciten un presupuesto mediante el formulario de contacto. Si vendes productos online, cada página de productos en tu tienda online debe facilitarle la compra a los visitantes.

¿Qué subpágina hace el trabajo duro en tu página web?

Si todavía no tienes ninguna, es el momento de crear una subpágina que esté enfocada de manera exclusiva a convertir a los visitantes en clientes.

Esta subpágina estará destinada a las personas que ya están interesadas en comprar tus productos y quieren hacerlo lo más rápido y simple posible.

Una vez que la hayas creado, asegúrate de que esté vinculada con las demás subpáginas de tu página web. De esta forma, cuando los visitantes pasen de “solo estoy mirando” a “quiero comprar”, pueden ir directo a la subpágina adecuada.

 

La información que cada pequeño negocio incluya en su página web tendrá algunas diferencias. Y según cómo la presentes, puede ser el motivo por el que alguien que llegue a ella elija tu empresa y no la competencia. No obstante, no hay que reinventar la rueda, aplica los consejos sobre contenido de página web para negocios y serás capaz de ofrecer a los clientes todas las respuestas a las preguntas que tengan.


¿No sabes con certeza si tu página web es lo suficientemente clara?

Plantéales las preguntas básicas de este artículo a algunas personas, y pídeles que busquen en tu página web aquellos textos o aquellas imágenes que les brinden las respuestas.

Si estas personas pueden encontrar la información importante de manera rápida y fácil, también lo harán tus clientes.


Comparte este artículo:

Marcos de Barros
Redactor web


Escribir comentario

Comentarios: 0